toda la información del jaguar



Situación del Jaguar por países

jaguar animal en extincion

La IUCN ofrece un listado de países donde hay y donde se ha extinguido el jaguar:

México; Argentina; Nicaragua; Brasil; Estados Unidos; Costa Rica; Honduras; Panamá; Bolivia; Colombia; Perú; Venezuela ; Paraguay; Ecuador; Guatemala; Belice; Guyana; Surinam; Guayana Francesa;

Está regionalmente extinto en El Salvador y Uruguay.

MÉXICO

Categoría de amenaza: peligro de extinción.

En la Norma Oficial Mexicana 059 está catalogado como en Peligro de extinción (P)

En México esta especie se distribuye desde las selvas tropicales del sureste de México, hasta el Río Bravo en el Golfo y en la Sierra Madre Occidental de la costa del Pacífico, hasta los límites con Belice y Guatemala. Por lo regular, la altitud de estas zonas es de 1000 metros sobre nivel del mar.

Existen áreas naturales de protección para este felino, las más importantes son las reservas de la biosfera Calakmul en Campeche y Sian Ka'an en Quintana Roo. El jaguar está extinto en la zona de los Tuxlas y en la mayor parte del sureste de México como resultado de su cacería intensiva y de la destrucción de la selva (COATES-ESTRADA & ESTRADA, 1986).

En los 90 se estimaron alrededor de 350 jaguares en algunas áreas del estado de Chiapas, México. En 1992 se estimaron de 125 a 180 jaguares en México en un área de 4000 km 2 en la Reserva de la Biosfera Calakmul y otros 350 en el estado de Chiapas. En el 2006 se calculaba que quedaban en México entre 100 y 150 ejemplares. (Según información de Oscar Moctezuma, director de Naturalia, Comité para la Conservación de Especies Silvestres).

En Calakmul se estimó una densidad de un jaguar por cada 26 - 32 Km2 con una proporción de uno a uno de machos y hembras.

El conocimiento sobre el tamaño de las poblaciones de fauna silvestre es un aspecto básico para su estudio y manejo. Entre las pruebas técnicas que pudieran emplearse con este felino, la colecta de huellas y la diferenciación de individuos con base en ellas, es una metodología práctica en áreas con buenas condiciones para la impresión de pisadas. Una mejor diferenciación y análisis de huellas se logra mediante la elaboración de moldes de yeso de las mismas. En el lugar donde se utiliza esta técnica de trabajo (380 km2), se identificó la presencia de seis ejemplares machos adultos, seis hembras adultas, cinco juveniles transeúntes y una cría. Con base en los datos anteriores es con lo que se estimó la densidad de jaguares en el lugar.

La parte sur de la reserva que continúa con el Petén guatemalteco es de gran importancia ya que ambas regiones unidas representan una de las áreas de mayor importancia para la conservación del jaguar en Mesoamérica, entre otras cosas por su capacidad para albergar una población genéticamente sana (ARANDA, 1990).

Además de estos estudios concretos, para lograr la conservación del jaguar y su hábitat, en el 2000 se constituyó el Subcomité Técnico Consultivo Nacional para la Conservación y Manejo del Jaguar. Aquí se analizan las prioridades de conservación, manejo y aprovechamiento sostenible que requiere el Proyecto Nacional de Conservación y Manejo de la especie (PREP) publicado en el 2006.
Adicionalmente, el Jaguar es una de las especies seleccionadas para ser atendidas a través del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (PROCER), por lo cual se encuentra en proceso de inclusión en el Programa de Acciones para la Conservación de Especies (PACE); aquí se plantean una serie de acciones como el establecimiento de un seguro ganadero para atender los conflictos de depredación de ganado, análisis de los movimientos de ejemplares, monitoreo de presas y vigilancia en zonas donde se presentan conflictos con la especie, entre otras. (Información del Subcomité Técnico Consultivo Nacional para la Conservación y Manejo Sustentable del Jaguar).
En Yucatán especialistas de WCS y de México tienen planes de apoyo para la conservación de felinos en la reserva de Sian K'aan, en la sudoriental península mexicana de Yucatán.

Arraigo cultural: Este felino ha sido objeto de culto en gran parte de los amerindios; ha sido considerado también como ligado al chamán y sus prácticas. Los guerreros - jaguar mexicas, de ascendencia noble, portaban pieles de yaguar (en nahuatl ocelotl) sobre las espaldas a modo de distintivo en la batalla.

Está dentro del listado de las ´Especies de Mamíferos del Estado de Durango con Problemas de Conservación´ de la Normativa Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001 del 2002.

Normalmente un territorio de un macho casi no se solapa con el de otro macho; los territorios de las hembras, más pequeños, tampoco se solapan entre sí, pero el territorio de un macho sí que se suele solapar con el de más de una hembra.

ARGENTINA

Categoría de amenaza: peligro de extinción

En particular, en el noroeste de Argentina el desarrollo de la ganadería extensiva es un importante factor de presión sobre las poblaciones de jaguares. Los ganaderos cazan el jaguar por considerarlo como el único depredador de bovinos y el causante de toda desaparición de animales, subestimando otras causas frecuentes de mortalidad del ganado
En Misiones, Argentina, las zonas más afectadas por predación de Jaguares sobre ganado doméstico o perros son los límites este (zonas rurales de Colonia Andresito y Caburé-i) y la zona sur (área aeropuerto y chacras vecinas) del Parque Nacional Iguazú, la zona ganadera de Montecarlo en el centro, y también hay algunos casos denunciados en la zona de Ruiz de Montoya, cerca del Parque Provincial Salto Encantado y un poco más al sur, cerca de Jardín América, éste último caso merece confirmación por ser muy reciente y carecer de mayores detalles.
En Salta y Jujuy, los ataques registrados se dan en casi todas las comunidades aborígenes, que realizan ganadería bajo monte en forma extensiva, la ausencia de cuidados o vigilancia favorece los ataques a terneros. Estas zonas podría demarcarse desde el sur-oeste del Parque Nacional Calilegua hasta la zona de Baritú y todo el sector intermedio, con casos frecuentes de ejemplares cazados. También en la zona ubicada entre Orán y Acambuco, sobre las sierras de Tartagal y las márgenes del Río Grande de Tarija.

Tras el Venado de las Pampas (Ozotoceros bezoarticus) es el mamífero de gran tamaño que más territorios ha perdido en Argentina, alrededor del 85% de su distribución original.

Según Humboldt, a principios del siglo XIX salían anualmente para Europa, sólo del puerto de Buenos Aires, 2.000 pieles de jaguar. Hacia principios de 1900 aún se encontraban algunos ejemplares en regiones aisladas de la pampa húmeda y hacia mitad de siglo ya había desaparecido casi hasta su distribución actual. Por ejemplo, en la Pampa central de Argentina, ya estaba totalmente extinto hacia 1925. Según Canevari (1), el último ejemplar parece que fue una hembra capturada como cachorro en la Estancia San Basilio, alrededor de 1903. En esta zona el Jaguar habitaba los grandes y densos pajonales que rodeaban a las zonas inundadas y cursos de agua, ya que en la misma no hay bosques.

En Argentina se le puede encontrar en Misiones, Norte de Corrientes, Oeste de Chaco y Formosa, Noreste de Santiago del Estero, Salta y Jujuy. Antiguamente alcanzaba en su distribución hasta el Río Santa Cruz. A principios del Siglo XX se hallaban Yaguaretés en Buenos Aires, La Pampa y Córdoba.

En las últimas décadas su rango de distribución se ha mantenido relativamente estable, debido principalmente a la marginalidad y lejanía respecto de las grandes ciudades y a la ineccasibilidad de sus actuales territorios. Sin embargo, en los últimos 10 años, en las zonas límite de su distribución, se ha vuelto cada vez más raro y seguramente con ejemplares en tránsito o ya aislados.

Arrinconado en las Yungas de Salta y Jujuy, una porción poco estudiada del chaco seco y en la selva Misionera, la situación del Yaguareté en Argentina es complicada, pero aún es posible lograr su supervivencia.

Los jaguares o tigres de las Yungas y del Chaco Seco podrían tener aún alguna mínima posibilidad de contacto (no hay estudios que lo aseguren, sólo datos aislados de ejemplares en esa zona), pero a largo plazo ya casi podemos decir que es muy difícil, por el avance de la frontera agropecuaria que lo priva de su hábitat y lo expone a fatales (para los felinos) encuentros con el hombre. De todos modos, su distribución es conocida solo de manera parcial, ya que en algunas zonas hay estudios insuficientes, como en el Parque Nacional Pilcomayo, en Formosa, donde se piensa que no hay pero en ocasiones se han comunicado avistamientos. Hoy quedan pocos y la situación es difícil, pero hay algunas esperanzas en manos de los Nuevos Tigreros y en algunos proyectos interesantes que deben ser mejorados y apoyados, como la Reserva de Biósfera de las Yungas (en Salta y Jujuy), el Corredor Verde y la Reserva de Biósfera Yabotí (en Misiones) y el Parque Nacional Copo (en Santiago del Estero) y alrededores (Chaco y Formosa).

Red Yaguareté: (www.jaguares.com.ar)
La Red Yaguareté es una Fundación sin ánimo de lucro cuyo objetivo central es la conservación del mayor felino de América, el Yaguareté y de los ambientes donde aún habita en el país; las selvas y montes subtropicales del norte de Argentina.

La crítica situación que vive el Yaguareté en Argentina, generó que desde la Administración de Parques Nacionales (APN) se haya comenzado a trabajar en conjunto con los gobiernos de las 6 provincias que aún albergan a la especie, ONGs y otros actores involucrados, en la generación de un plan de manejo para la especie.

Protección en Argentina: el yaguareté se encuentra protegido por diferentes leyes en la Argentina, tanto a nivel nacional como provincial en distintas jurisdicciones:

Ley nacional de Conservación de la fauna (ley 22.421).
Monumento Natural Nacional Yaguareté (Ley 25.463): está declarado monumento natural desde el 2001
Monumento Natural Provincial Yaguareté en Misiones (ley 2.589): está declarado monumento natural provincial y de interés público en Misiones junto al tapir (Tapirus terrestres), y el oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla) a fin de lograr la preservación, conservación, reproducción y evitar la desaparición de estas especies. Tambíen está declarada zona de veda total para la caza de estas especies, queda expresamente prohibida la posesión de animales cautivos y de sus productos con excepción de ejemplares autorizados por la Subsecretaría de Ecología que tenga fines de recría o educativos y de los productos cuya posesión fuera anterior a la sanción de esta Ley. Se promoverá la investigación necesaria y en medios adecuados para reproducir en cautiverio con fines de intercambio, interés científico o de repoblamiento de estas especies.
Monumento Natural Provincial Yaguareté en Chaco (ley 4.306).
Monumento Natural Provincial Yaguareté en Salta (decreto 1.660).
Además, existen otras leyes que protegen sus ambientes naturales.


BRASIL

Categoría de amenaza: peligro de extinción

La lista oficial de mamíferos brasileños amenazados de extinción de IBAMA lo incluye en esta categoría.

El Pantanal es la mayor superficie estacionalmente inundada del mundo, extendiéndose por 100000 km2 entre Brasil, Bolivia y Paraguay. Pero se estima que solo hay una densidad de 1,4 ejemplares por cada 100 km 2 en el Pantanal brasileño donde hay zonas relativamente poco inalteradas. Solo existen poblaciones intactas en el norte-centro y en el extremo sur de la región, separados por más de 150 km.

Existen reservas donde está protegido como es la de Foz do Iguaçú (localidad de Brasil ubicada en el extremo oeste del estado de Paraná, en la frontera con la Argentina y con el Paraguay).

Los ejemplares más grandes viven en el estado brasileño de Mato Grosso.

NICARAGUA

Situación: peligro de extinción

En Nicaragua esta prácticamente extinto a consecuencia de los procesos bélicos; de hecho, en la región del Pacífico ya se encuentra extinto. Se encuentra sólo en los bosques de la región Atlántica, en las reservas boscosas grandes como la Reserva Biológica Indio Maíz, Cerro Silva, Wawashán y la Reserva de la Biosfera Bosawá (Fuente: MARENA Dirección General de Recursos Naturales).

Además, en Nicaragua y Guatemala, se deforestaron un total de 121.000 y 90.000 ha por año respectivamente entre 1981 y 1985 que afectaron intensamente a la fauna y flora en general.

Pero hay una buena noticia, ya que en febrero de 2008 se publicó una noticia en la cual se dice que se va a introducir un plan de conservación para la especie (Fuente: Periódico digital la Jornada). Y es que el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales MARENA destinará 5 millones de dólares para preservar la fauna que está en peligro de extinción, según dijo Roberto Araquistain (Vice -Ministro de la institución del Medio Ambiente). Esto ha sido promovido por el interés por desarrollar una investigación que permita conocer el comportamiento del hábitat territorial del jaguar, su cadena alimenticia, las especies que existen, su salud y desarrollo, ya que es el depredador más grande que existe en Nicaragua. Aseguró también John Polisar, especialista en conservación de jaguares, que será introducido un programa de conservación de jaguares en Nicaragua, Centroamérica, y serán involucrados varias ONGs y pobladores originarios de la zona del Caribe donde se observa esa especie de felinos.

ESTADOS UNIDOS

Categoría de amenaza: peligro de extinción

Ha sido clasificado por US Fish & Wildlife Service.

Según la web de US Fish & Wildlife Service hay jaguares en Arizona, Oklahoma, Nuevo Mexico y en Texas.

Sin embargo, la subespecie propia del jaguar de Estados Unidos ya se extinguió, y los avistamientos que se han producido son de jaguares procedentes seguramente de México. Estos felinos se dejan ver poco, y siempre al sur de Estados Unidos, casi todos en la zona más cercana da México. Además todos los avistamientos registrados son de machos solitarios, y nunca de hembras con crías, lo que hace pensar que actualmente no hay zonas en condiciones en Estados Unidos para que se asiente una población de jaguar o críen.

En Estados Unidos tan solo hay un 1% de hábitat de jaguares.

La US Fish & Wildlife Service tiene refugios donde entre otros hay jaguares; estos son: Refugio Nacional para la Vida Salvaje Laguna Atascosa , Lower Rio Grande Valley National Wildlife Refuge, y el Refugio Nacional de Vida Silvestre Santa Ana

No cuenta con ningún plan de recuperación para sí mismo ni para su hábitat. De hecho, el 7 de Enero de 2008, en Estados Unidos se denegó la aprobación de un plan de recuperación para el jaguar a pesar de que la legislación federal así lo requiere ya que está declarada especie amenazada. La razón es el muro que se está construyendo entre Estados Unidos y México. Al negar estos planes pretenden eliminar posibles obstáculos legales ante el proyecto de levantar un muro de miles de kilómetros entre ambas fronteras, según ONG conservacionistas, afectando de manera negativa a estos animales.

Ver noticia: El jaguar, sin plan de recuperación en Estados Unidos.

COSTA RICA

Categoría de amenaza: peligro de extinción

En Costa Rica, a pesar de que entre 1940 y 1985 las zonas de selvas no alteradas fueron disminuidas a un 30% subsiste una población de por lo menos 150 a 200 ejemplares, los cuales se encuentran protegidos en 11.000 Km2 de Parques Nacionales, refugios de Fauna o Reservas Forestales que cubren el 70% del área todavía existente de selvas inalteradas.

Los principales parques nacionales donde se les encuentra son Tortuguero, La Amistad, Braulio Carrillo, Guanacaste y Corcovado.

El principal factor que ha puesto en peligro a la especie en Costa Rica es la pérdida de hábitat y no la cacería, estimándose en los últimos 10 años, que se matan entre 24 y 30 ejemplares anualmente por daños a ganadería, legal o furtivamente. Los casos de cazadores de ganado son comprobados en el campo por inspectores y biólogos del Servicio de Vida Silvestre en Costa Rica desde 1975 y generalmente ocurren en las fincas lecheras colindantes a los parques nacionales, refugios de fauna o reservas forestales. Hay que tener muy en cuenta que no siempre aciertan a la hora de culpar al jaguar, ya que en 12 denuncias de ganaderos, se comprobaron daños por jaguares 8 casos, tres casos por pumas y una por abigeato.

Un problema de los jaguares en Costa Rica para su supervivencia a largo plazo puede ser el aislamiento genético de las poblaciones diseminadas por las diversas áreas protegidas. Por otro lado ninguno de los parques nacionales tiene por si solo un tamaño suficiente para mantener una buena población viable, y si la pérdida de hábitat por presiones políticas o sociales se incrementa sí se compromete seriamente su futuro en este país.

Hasta 1972 era unos de los países de elección para la cacería de jaguares hasta que en 1982 se impuso una veda total, aunque los casos ilegales siguen dandose. En muchos casos la cacería ilegal se está dando en los bordes y dentro de las áreas protegidas.

La organización Wildlife Conservation Society desde 1999 tiene un programa de conservación de jaguares en cuatro áreas estratégicas:
1-Realizando estudios ecológicos de la especie para permitir su posterior manejo,
2-Impulsando estudios genéticos,
3-Trabajando con el conflicto jaguar-ganado a través de talleres con expertos en jaguares y ganaderos y
4-Desarrollando un currículo de educación ambiental para la región para la conservación del jaguar y sus presas.

Resumiendo, es urgente y necesario comenzar a trabajar para evitar que las poblaciones de jaguares y otros felinos silvestres desaparezcan de los bosques de nuestro país. Esto puede lograrse educando a la gente y evitando la cacería ilegal de animales presas en las áreas protegidas.

Está protegida y regulada por la Ley de Conservación de la Vida Silvestre No. 7317, la Ley Orgánica del Ambiente No. 7554 y el decreto No. 26435-MINAE.

HONDURAS

Categoría de amenaza: peligro de extinción.

La situación del jaguar en Honduras es crítica, aunque en 1980, se creó la reserva de la Biosfera de Río Plátano con 350.000 ha, donde se mantiene una población.

PANAMÁ

Situación: en peligro

En Panamá, se considera casi inexistente, aunque en 1981, se decreto el Parque Nacional de Darién, con 597.000 ha, donde se espera mantener una población.

En Panamá existen acuerdos para su mejor conservación como el existente entre la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) de Panamá y la Wildlife Conservation Society (WCS), fundada en 2004. Se trata de un convenio de cooperación técnica, científica y educativa para generar información biológica sobre jaguares y sus presas que permitan la conservación de esas especies y sus hábitats.

BOLIVIA

Categoría de amenaza: vulnerable.

El libro rojo de los vertebrados de Bolivia lo cataloga como vulnerable porque desapareció de las áreas agrícolas y está a punto de hacerlo de zonas forestales y ganaderas.

En Bolivia la cacería era normal durante los 80 y los registros de TRAFFIC Internacional muestran que hubo épocas en que más de 60.000 pieles de jaguar salían de las fronteras cada tres años. Tras el fin del comercio internacional legal, el trampeo sistemático desapareció, pero continuó la captura de jaguares y sus presas naturales. Todo en nombre de las actividades forestales, la expansión de la población, la ganadería y la agricultura.

En 1999, un grupo de expertos determinó que desde EEUU hasta Argentina existen 18 áreas naturales de jaguares para su estudio, cuatro de las cuales están en Bolivia. Hay poblaciones importantes de este predador en la zona del Chaco, en Beni y La Paz (Madidi, Pilón Lajas y Apolobamba), en el Parque Noel Kempff y en el Pantanal.

En Bolivia, la WCS realiza dos proyectos para conocer el estatus de conservación del felino, uno en el Chaco cruceño y otro en el Parque Nacional Madidi y Apolobamba, zona norte de La Paz.

El Parque Kaa-Iya del Gran Chaco ha sido uno de los lugares elegidos en Bolivia para invertir esfuerzos para conocer la densidad de jaguares en bosque seco, durante un periodo inicial de tres años. El campamento permanente de investigación es Ravelo, y se encuentra al extremo sureste del Área protegida. La densidad obtenida en dos muestreos indican 3 y 4 ind/100 km2 respectivamente. Eso quiere decir que el Parque tiene una población aproximada de 1.000 jaguares, lo que la convierte en una de las áreas más importantes del país para su conservación.

Estos censos con trampas cámara se vienen realizando desde 2001 en este lugar ya que la protección de este lugar es importantísima por su potencial para mantener poblaciones viables a largo plazo, contando con un área de 34.400 km² de bosque seco relativamente bien conservado.
Los ejemplares fotografiados fueron individualizados por sus manchas.

Bolivia participó por primera vez en un vital programa para la conservación de estos felinos en el ámbito internacional con cuatro jaguares del Zoológico Municipal de Santa Cruz. Los jaguares partieron en calidad de donación al Jaguar SSP, con sede en los Fort Worth Zoo de Estados Unidos, y ya forman parte del Plan para la Supervivencia de las Especies (SSP) de la Asociación Americana de Zoológicos y Acuarios (AZA) de ese país.

COLOMBIA

Categoría de amenaza P. o. centralis: vulnerable.

Categoría de amenaza P. o. onca: casi amenazada

Habitan dos subespecies P. o. centralis ( Mearns, 1901) al occidente de la Coordillera Oriental y P. o. onca (Linnaeus, 1758) en la Orinoquia y Amazonia (Hoogesteijn & Mondolfi, 1992).

La población de la primera subespecie se encuentra bastante reducida (Hoogestein y Mondolfi 1992), mientras que las poblaciones de P. o. onca, se encuentran en mejores condiciones (Rodríguez-Mahecha et al. 2006).

En la Reserva de Biosfera El Tuparro, se encuentran poblaciones estables desde el límite sur de la Reserva (río Tomo), hasta el rió Mesetas, incluyendo el PNN El Tuparro y su área de influencia. Hacia el sectores nororiental, desde Garcitas hasta el río Bita (Rodríguez-Mahecha et al. 2006).

En la Orinoquia colombiana, tanto el río Bita, como el Tomo y Tuparro aún mantienen el 85-95% de sus ecosistemas intactos

Las poblaciones del centro y norte del país están muy reducidas, solo las de la región al oriente de los Andes y particularmente en las selvas de la cuenca amazónica, se mantienen. Las poblaciones más grandes se encuentran en la cuenca del río Amazonas, mientras que es considerada como raro o escaso en el resto del país. Según Zuloaga (1995), en la depresión momposina existe un individuo por cada 19-39 km2 y el tamaño de la población en estado reproductivo estimada es de 150-300 individuos.

La amenaza más grande que enfrenta al occidente de la Cordillera Oriental es la caza y en segundo lugar la disminución y fragmentación de su hábitat, ambas altamente relacionadas con el desarrollo agropecuario. Hasta mediados de la década de los 70, en la Amazonia colombiana se practicaba la cacería del jaguar con fines comerciales y aunque en algunas regiones del Guaviare y otros departamentos aún es considerado como un trofeo de caza, en la mayoría del territorio amazónico ésta ya no constituye un negocio para los habitantes (Durán 1998).

En la actualidad las poblaciones de la subespecie occidental P. o. centralis están seriamente amenazadas por el incremento en la trasformación de los hábitats naturales y particularmente por la escasez de presas. Ésta situación la coloca automáticamente como especie perseguida y erradicada silenciosamente por atacar al ganado. Por esta razón, es consideró pertinente categorizar esta subespecie como Vulnerable para la subespecie occidental, mientas que las poblaciones pertenecientes a la subespecie que habita al oriente del país se mantienen en casi amenazadas.

PERÚ

Categoría de amenaza: vulnerable.

En el Perú, es considerado una especie en vías de extinción, según el D.S. Nº 013-99-AG del 13 de mayo de 1999.

En el Perú, se pueden encontrar ejemplares en toda la Amazonía, así como en los bosques tropicales de Tumbes y Piura.

VENEZUELA

Categoría de amenaza: vulnerable.

Cálculos gruesos realizados acerca de la cantidad de ejemplares en 1987 (Hoogesteijn y Mondolfi) indicaban la posible y optimista cifra de entre 2.500 y 3.600 individuos. Sin embargo, al realizarse estudios de densidad en otras regiones, se obtuvieron valores más pequeños, con densidades de entre 1 yaguar por cada 13 km2 y hasta 1 por cada 100 km2, dependiendo del hábitat donde se realiza la estimación (Smith 1976, Schaller & Crawshaw 1980, Crawshaw & Quigley 1984, Rabinowitz 1986b).

Lo que está claro es que hasta los años cincuenta y hasta unos años después como se ve en los datos anteriormente citados, el yaguar presentaba una amplia distribución (Hoogesteijn & Mondolfi 1991a). Pero entre otras amenazas para la especie, la más llamativa en Venezuela como en otros países fue la de la caza; en este país existían las llamadas ´zonas tigreras´ caracterizadas por la abundancia de la especie y por la atracción que ofrecían a los cazadores deportivos. El Estado Barinas, la parte oeste de Apure y el sur de Cojedes y Guárico pasaron a ser el segundo centro más importante de cacería de yaguares del mundo, después del Matto Grosso brasileño (Hoogesteijn & Mondolfi 1991b). A esto se unió la explosión del mercado peletero internacional a finales de los años sesenta, cuando se exportaron desde Suramérica un total de 31.104 pieles de yaguar a los Estados Unidos; estimándose que la cantidad exportada a Europa giró alrededor de 7.000 a 9.000 pieles adicionales (Hoogesteijn & Mondolfi 1991a).

Hoy en día sólo las poblaciones localizadas en los estados Amazonas y Bolívar permanecen relativamente estables; las localizadas en Sierra de Perijá, llanos occidentales, piedemonte andino y delta del Orinoco se encuentran en constante disminución y en la Cordillera de La Costa prácticamente están extintas (Hoogesteijn & Mondolfi 1990, Medina et al. 1992). La mayor presión sobre el yaguar está localizada en la población ubicada en la cuenca del Lago de Maracaibo (Hoogesteijn com. pers.).

En Venezuela, la deforestación de los bosques, la cacería, la mecanización y vialidad son las principales causas de la merma de los jaguares. Este cuadro se ve agravado, pues una de las consecuencias directas de la acción "devastadora" del hombre ha provocado severas disminuciones de las presas naturales de los jaguares (báquiros, chigüere, venado, lapa, baba, picure, entre otros). Por tal motivo, los jaguares se ven obligados a alimentarse con ganado doméstico, lo que genera la reacción implacable de los ganaderos, quienes de una u otra forma, terminan eliminando físicamente a cualquier félino que ronde por sus tierras y sus alrededores.

En Venezuela se creó el primer refugio de jaguares silvestres en 2003, El Refugio Privado de Jaguares Silvestres de El Baúl, que tiene como finalidad el establecimiento de un Área Privada para la Conservación, mediante la cual sus propietarios contribuyen, mediante un esfuerzo colectivo, con la conservación de la población de jaguares de la región, de sus presas naturales y de sus hábitats.

PARAGUAY

Categoría de amenaza: vulnerable.

Está considerado vulnerable (Wikipedia, Geografía de paraguay).

En Paraguay antes se le llamaba jagua que significa ´bestia´, pero luego se pasó a llamarlo jagua´ete; la palabra ´ete´ significa ´verdadero´ por lo tanto tenemos que el jaguar, que antes se llamaba ´bestia´, pasço a llamarse ´bestia verdadera´. Esto se hizo para diferenciarlo del otro jagua, el perro doméstico (Canis). Esta modificación viene de la época de laconquista de América ya que se introdujeron a los perros. Los nombres Tuty (tío en Avá) y Jamó (abuelo en Aché), implican veneración.

El jaguareté ha tenido una gran influencia en la mitología guaraní y otras tribus, despertando temor y admiración. Son los Aché quienes mayor temor demuestran, por constantes ataques que han sufrido por parte de la especie.

En Paraguay se encuentra en la Región Occidental en el Departamento de Alto Paraguay, donde todavía son relativamente comunes. En la Región Oriental ya casi desaparecida se refugia en bosques continuos del Mbaracayú, departamento de Canindeyú.

Esta especie es rara o ausente en muchas partes de su antigua distribución y en la Región Oriental se observan extinciones locales en gran parte de su distribución histórica.

El Chaco Paraguayo es probablemente el único lugar donde el jaguar está en un número significativo en un entorno árido. En 1990 se estimaba que tenía 176.000 km2 de hábitat viable tras una pérdida histórica del 45%, con la aceleración de la deforestación. Son por tanto relativamente comunes en Alto Paraguay, pero en Presidente Hayes hay muchos registros de extinciones locales. El animal es perseguido además por su cuero, o por cazadores que venden a compradores anónimos con gran poder económico teniéndolos en mini zoológicos ilegales en sus propiedades.

ECUADOR

Es raro en el occidente del Ecuador.

Se le puede encontrar en la Reserva Ecológica Mache-Chindul al suroccidente de la provincia de Esmeraldas y al norte de Manabí, en las montañas del mismo nombre, que representan la extensión norte de la cordillera de la Costa.
Aquí vive la subpescie P. o. peruviana.

Ecuador repite el mismo patrón de otros países como es el crecimiento de la población que empuja a la población hacia zonas selváticas con grave deterioro de las mismas. Sólo en 1980 se deforestaron 129.544 ha y se están realizando sondeos petroleros en gran parte del área. El estimado anual de deforestación alcanzó la cifra de 340.000 ha deforestadas anualmente de 1981 a 1985.

Aunque Ecuador estuvo fuertemente envuelto en el comercio ilegal de pieles, hoy en día ha reducido este tráfico y han surgido entidades conservacionistas como la Fundación Natura, con influencia política bastante amplia y ambiciosos programas de educación ambiental a través de la televisión y cursos para profesores y maestros (HOOGESTEIJN & MONDOLFI, 1992).

En Ecuador La organización Wildlife Conservation Society desde 1999 tiene un programa de conservación de jaguares en cuatro áreas estratégicas: (1) realizando estudios ecológicos de la especie para permitir su posterior manejo, (2) impulsando estudios genéticos, (3) trabajando con el conflicto jaguar-ganado a través de talleres con expertos en jaguares y ganaderos y (4) desarrollando un currículo de educación ambiental para la región para la conservación del jaguar y sus presas.

GUATEMALA

En Guatemala en la Reserva de la Biosfera Maya en un área de 15000 km2 se estimaron de 465 a 550 ejemplares a principios de los 90. En 2006 se calculaban unos 250.

De acuerdo con el Conap, el jaguar habita en bosques del área protegida de la Biosfera Maya, en el septentrional departamento del Petén, aunque también hay otros en el sur de México y Belice.

El jaguar es en Guatemala una de las especies de mayor importancia y se debe de respetar por el alto riesgo de extinción en que se encuentra.

Las Autoridades ambientales de Guatemala declararon 2006 el Año del Jaguar, como parte de una campaña que buscaba recaudar un millón de dólares para salvar a este mamífero en peligro de extinción. Los fondos recaudados serían destinados a la investigación y preservación de este animal.

Al año siguiente se puso en marcha un curioso proyecto denominado El Paseo del Jaguar en marzo de 2007, que muestra esculturas de jaguar en el corredor central de la ciudad capital, con la intención de promover el espíritu nacionalista alrededor de una imagen emblemática de la cultura guatemalteca.

BELICE

En 1991, Rabinowitz estimó el tamaño de la población de jaguares en Belice entre 600 y 1000 animales, teniendo en cuenta que haya un jaguar adulto por cada 15 km 2, y teniendo en cuenta las presiones de caza y su cantidad de hábitat disponible.

Los jaguares se encuentran en Belice en los bosques y las tierras bajas a lo largo de las costas. Belice tiene una de las poblaciones más saludables en América Central, y el Jaguar está protegido de la caza.

En el sur de Belice existe un área de bosque tropical para preservar al jaguar. Fue la primera reserva creada para el jaguar, declarado como tal en 1986 con la idea de conservarlo, y es la culminación de muchos años de trabajo y perseverancia de personas y organizaciones. Aquí se da cobijo a 200 jaguares según su página oficial

GUAYANA

No tiene protección legal aquí.

El jaguar se utiliza ampliamente como un símbolo en la cultura contemporánea y es el animal nacional, figurando en su escudo de armas.

SURINAM

Está prohibido cazar a estos mamíferos protegidos.

Se le encuentra en áreas protegidas como la Reserva natural Brinckheuvel, la Reserva Natural Wanekreek, la Reserva Galibi,la Reserva Natural Surinam Central y el Parque Natural Brownsberg. También los encontramos en las áreas Nanni kreek y Kaboeri kreek. Además se les puede ver en otras zonas no protegidas del país.

GUAYANA FRANCESA

En esta país todavía se sigue permitiendo la caza del jaguar.

URUGUAY

Extinguido

Desaparecido a principios de este siglo.

EL SALVADOR

Extinguido

En El Salvador esta totalmente extinto desde el comienzos de la década de los 70.

Siguiente»



AnimalesExtincion.es